Un sueño a partir de un recuerdo

Imagen Parece que fue ayer, cuando estábamos en el patio del cole y aquel niño sobre ruedas nos miraba desde la ventana. Tony llorando de envidia por no poder jugar con nosotros. La seño decía que si lo “sacaba al patio” (como si no se tratase de un niño) tendría ella que estar al cuidado de él y se perdería el desayuno. ¡Qué gran tragedia para la seño!Pero qué doloroso para el pequeño. Y fue entonces, fue justo en ese momento que decidí lo que quería ser de mayor: ¡Maestra! Pero no para ser como aquella seño, yo quería cuidar de tantos Tonys como hiciese falta, yo quería cambiar la visión de la docencia, hacerles ver a mis compañeros/as la importancia de atender a nuestros alumnos/as sea cual sea su dificultad. Yo quería que viesen la importancia y la plenitud de esta profesión. Y ahora… ¿Qué me encuentro? Un sistema que no favorece precisamente la atención individualizada ni se interesa por los alumnos/as y sus posibilidades de avanzar en sus estudios; unos profesionales docentes enfurecidos con el sistema y preocupados por la ampliación de su horario laboral, en lugar de preocuparse porque quizás no todos sus alumnos/as puedan acceder a una educación; y unas familias que recargan todo el peso sobre los docentes, en lugar de unirse para luchar por los derechos de los menores.
De modo que si quiero lograr mi sueño, creo que tengo muuuucho trabajo por delante.
Por suerte, desde aquel día en el patio del cole hasta hoy, he podido encontrarme con profesores que, como yo, estaban dispuestos a escuchar y cuidar a Tony, profesores que lejos de quejarse por una amplitud de horario, son maestros las 24 horas del día: educando, enseñando, observando, evaluando, adaptando, planeando para mañana… Gracias a esos profesores que me hicisteis no desistir de mi sueño y seguir creyendo en él. Gracias por creer en aquello que siempre creí: Otra educación es posible.

Anuncios
Publicado en Prácticas | 1 Comentario

Mi nombre es Pablo, no Asperger.

Aún recuerdo a aquel niño bajito de clase. Tenía el pelo castaño y los ojos rasgados. Recuerdo que era un niño muy educado, siempre con buenas palabras y obsesionado por los colores, todos los colores debían tener una coherencia en sus dibujos. Sin embargo, a menudo venía otra “seño” que se lo llevaba impidiéndonos al resto de la clase compartir juegos con él. Ni siquiera recuerdo su nombre, todos se referían a él como: “El niño Asperger”. Siempre estaba como ausente y cuando ya casi parecía que se atrevía a jugar con los demás, venía esa seño y se lo llevaba. En mi opinión, si aquel niño hubiese pasado más tiempo con sus compañeros/as, si hubiese visto y tratado de imitar las reacciones de sus compañeros/as, si le hubiesen dado la oportunidad de relacionarse más con nosotros… no se, !Quizá! hubiese sido bueno para él. Por cierto, ahora recuerdo el nombre: Pablo.

Con todo esto no quiero decir que no necesiten atención especial aquellos niños con discapacidad o dificultades. Lo único que defiendo es la integración. Esa seño que se llevaba a Pablo en horario lectivo podría haber hecho su labor dentro del mismo aula. Y esas atenciones distinguidas que necesitan en ocasiones, se pueden dar en otros horarios que no estén dentro del horario escolar matinal. Ya que, este horario ha de aprovecharse al máximo para darles la oportunidad de absorber todo lo que ocurra en clase por medio de juegos, experiencias y de las relaciones sociales que se dan dentro de cualquier grupo.

Creo que a Pablo no le dieron la oportunidad de aprender lo mismo que los demás niños/as. ¿Quién dice que no era capaz?

Imagen | Publicado el por | 1 Comentario

Una experiencia única

Una experiencia unica

Es increíble cómo una persona tan pequeña es capaz de transmitir tanto. Pero sin duda lo más reconfortante es salir de una clase sabiendo que hoy tú les has enseñado algo.

Ese día sabíamos que íbamos a enseñarles sobre historia, sobre los orígenes de la escritura; sabíamos que lo pasarían bien, ya que lo preparamos todo para que disfrutaran, experimentaran con sus propias manos y para que descubrieran. Pero lo que no sabíamos era todo lo que íbamos a aprender nosotras mismas.

Cuando comienzas a estudiar como educador/a no piensas en todo lo que conlleva, pues tú eres su referente, su guía, su “seño”.
Durante esta práctica descubrimos lo maravilloso de esta profesión, lo mágico; y lo importante de la atención individualizada, pues en nuestra clase encontramos una gran diversidad de comportamientos y actitudes. Mis dos compañeras y yo nos empleamos a fondo para este día, preparando las actividades y creando técnicas y recursos para llevarlas a cabo con éxito. Y lo conseguimos, nuestros niños/as viajaron en el tiempo y nuestra clase se transformó en una antigua cueva y conocieron a Teo, un niño que vivía en una cueva y le contaba a su familia todas sus experiencias por medio de la pintura rupestre, así que ellos/as también pintaron en la cueva. Era increíble como miraban expectantes la “cueva” que les rodeaba, mientras descubrían con sus manos minerales que no conocían como la arcilla, el carbón… con los que tendrían que hacer su pintura rupestre. Todo esto llevó al interés por la primera escritura en papel, de modo que les mostramos un papiro hecho por nosotras mismas, y les contamos cómo comenzaron a escribir en el: con tinta y pluma. Así que les repartimos una pluma de animal y un papiro en blanco a cada uno/a y pusimos un tarrito con tinta negra para cada cuatro. En el papiro reflejarían todas las experiencias que habían vivido ese día en la “cueva”. Aún recuerdo esas miradas llenas de ilusión y descubrimiento mientras nos contaban a sus “nuevas seños” todo lo que querían expresar en sus dibujos.

La despedida fue lo que me hizo ver que tenía que escribir sobre ello. Los pequeños nos abrazaban fuertemente mientras nos pedían que volviéramos pronto. Se que aprendieron mucho ese día, pero…¡No sabes lo que aprendimos nosotras

Y es que esta es, sin duda, la mejor profesión del mundo.

A continuación, reflejo un resumen de las actividades que llevamos a cabo. Aunque adjunto el informe completo en la página de proyectos.

DESCRIPCIÓN DE LAS ACTIVIDADES

tabla 1

tabla 2

tabla 3

OBJETIVOS

Objetivos generales:

  • Implantar en el niño/a la evolución de la escritura desde la prehistoria hasta nuestros días.
  • Influencia de la escritura en los medios de comunicación y las nuevas tecnologías.
  • Fomentar el aprendizaje y motivación de la lecto-escritura.

Objetivos específicos:

  • Descubrir y disfrutar de las posibilidades sensitivas, de acción y  expresión de su cuerpo, coordinando y ajustándolo cada vez con mayor precisión al contexto, ya que a través de la actividad programada, decorando nuestra cueva, los niños/as tendrán la posibilidad de manipular diferentes tipos de materiales y utensilios, coordinándose y respetándose entre los mismos para poder llevar a cabo dicho objetivo.
  • Fomentar las capacidades de iniciativa, planificación para resolver sus problemas habituales de la vida cotidiana y aumentar el sentimiento de autoconfianza, para ello dejaremos que el niño/a desarrolle su actividad libremente.
  •  Desarrollar la participación y colaboración con los iguales, para conseguir una relación más equilibrada, respetando las normas del grupo para conseguir un ambiente agradable, teniendo en cuenta el interés y puntos de vista de los otros ajustando su conducta.
  • Incitar a la observación, manipulación y experimentación sobre el medio ambiente, con ello conseguir que los niños/as conozcan la importancia e influencia de los recursos naturales en la vida de las personas.
  • Perfeccionar los usos sociales de la lectura y la escritura explorando su funcionamiento e interpretación, para ello valorarlo como instrumento de comunicación, información y disfrute.
  • Fomentar el acercamiento a las distintas artes a través de obras y autores representativos, con ello conseguir que el niño/a desarrolle su sensibilidad artística y capacidad creativa, para ser capaz de realizar actividad representación y expresión artística mediante el empleo de diversas técnicas.

EVALUACIÓN

Con solo el hecho de esperar a los pequeños en la puerta de la que era su clase ya nos producía unos nervios atroces. Nervios porque esperábamos que todo saliera bien, que disfrutasen, que lo tuviésemos bien organizado, que no faltara nada…. Dos semanas llenas de ilusión en las que habíamos puesto todo de nosotras para ese día.

Tras el juego de presentación, dimos paso a la visualización del video con el cuento narrado. El hecho de que el cuento lo narrásemos en ese mismo instante nos permitió la oportunidad de poder interactuar con los pequeños, ya que, en ocasiones intervenían entusiasmados con lo que el cuento narraba o con las imágenes que veían en el proyector.

Pero fue sin duda, la experiencia de poder realizar sus pinturas rupestres tras comprobar que su clase se había convertido en una cueva en la que podría experimentar con minerales como los del vídeo. Esta fue la actividad que más les entusiasmó a la mayoría. Ya que, pintaron, jugaron, tocaron, descubrieron…

Desde nuestra observación pudimos evaluar ligeramente el comportamiento de los pequeños/as, donde pudimos comprobar los efectos de una buena educación constructivista pero sin dejar, por supuesto de ser lo que son: niños/as.

Entre ellos destacaba “el líder” del grupo, aquel que a todos les decía cómo tenían que hacer su dibujo en el pergamino, o con qué mineral era mejor pintar en la cueva. O “La pasota”, aquella que era realmente independiente sin importarle mucho las reglas del juego ni el modo en que lo efectuaran sus compañeros/as, pero preocupándose siempre de que fuere como fuere estuviese bien hecho.

Durante la despedida nos rindieron homenaje con lo mejor que tiene: su sonrisa. Frases como: “No os valláis”, o “¿Cuándo volvéis?” nos dejaban huella en el que sin duda había sido el mejor día del ciclo de educación infantil. Un día en el que habíamos ejercido como educadoras transmitiéndoles lo mejor de nosotras mismas y esforzándonos al máximo por conseguir lo que habíamos conseguido.

NOTA: Gracias por brindarnos esta oportunidad única, esperamos que la aprovechásemos como se merece.

                                                                                        

 

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario